Informe de la violación de los derechos humanos en cuba julio-diciembre 2021
Center for Free Cuba Open Letter to the European Union Special Representative for Human Rights on the eve of his arrival in Cuba

INFORME DE LA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS EN CUBA

JULIO-DICIEMBRE 2021

CENTER FOR A FREE CUBA (ENERO 2022)

Center for Free Cuba Open Letter to the European Union Special Representative for Human Rights on the eve of his arrival in Cuba
Entre los meses de julio y diciembre del 2021, la represión en Cuba ha aumentado debido a la rebeldía del pueblo de Cuba que se evidenció durante las protestas contra el régimen comunista castrista iniciadas de forma masiva el 11 de julio de 2021. El mismo 11 de julio, en el medio de las demostraciones, Miguel Diaz Canel, representante de turno de la dictadura castrista, convocó a la represión basándose en el Artículo 4 de la Constitución vigente. El Artículo 4 declara:

“La defensa de la patria socialista es el más grande honor y el deber supremo de cada cubano.

La traición a la patria es el más grave de los crímenes, quien la comete está sujeto a las más severas sanciones.

El sistema socialista que refrenda esta Constitución, es irrevocable.

Los ciudadanos tienen el derecho de combatir por todos los medios, incluyendo la lucha armada, cuando no fuera posible otro recurso, contra cualquiera que intente derribar el orden político, social y económico establecido por esta Constitución”.[1]

Las protestas iniciadas espontáneamente por el pueblo cubano fueron el resultado del descontento popular por las medidas represivas contra la expresión libre, la gestión económica y la búsqueda de soluciones a las terribles condiciones en las que vive el pueblo de Cuba, y la desigualdad que existe entre la élite gobernante y el resto de la población.

Arrestos arbitrarios y represión masiva

El Centro para una Cuba Libre emitió un comunicado el 12 de julio de 2021 denunciando la agresión contra el sacerdote católico Padre José Castor Alvarez Devesa, quien fue atacado violentamente con un bate y le partieron la cabeza los militares en la ciudad de Camagüey por tratar de defender a una persona que caminaba pacíficamente durante las protestas masivas del 11 de julio. El sacerdote fue detenido e interrogado durante varias horas, y fue excarcelado al siguiente día.

El Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba (CRDH) denunció el 16 de julio de 2021 que un centenar de ciudadanos residentes en Ciego de Ávila se encontraban presos y enfrentando procesos judiciales: “El gobierno de Cuba llevará a los tribunales avileños a más de un centenar de participantes en las masivas protestas del pasado 12 de julio, según el Consejo de Relatores pudo saber por fuentes

oficiales y por algunos de los familiares de los apresados, todos los cuales pidieron el anonimato, por temor a represalias. Entre los encausados se encuentran:  Xavier Álvarez García, de 18 años; Yoel David Ochoa Álvarez, de 21 y Fernando Eloy González, de 33. Todos se encuentran incomunicados en la unidad de instrucción conocida como todo el mundo canta acusados de Desorden Público y residen el el barrio Corea, en el reparto Lugones, en Ciego de Ávila. Tan solo de los barrios de Canaleta y Corea, de la ciudad avileña, se estima que alrededor de una ventena de jóvenes sean enjuiciados y encarcelados”, afirmó el documento.

El Centro para una Cuba Libre realizó una conferencia de prensa en Miami, el 21 de julio con Katiuska Mustelier, hermana de uno de los arrestados en Guantánamo Enrique Mustelier, de quien en ese momento se desconocía su paradero. La hermana denunció la brutal golpiza que le propinaron a Enrique. “Sabemos que ellos reprimen, sí golpean y sí asesinan”. (https://www.cubaenmiami.com/cubana-de-miami-denuncia-desaparicion-de-su-hermano-en-cuba-tras-participar-en-las-protestas-mientras-el-regimen-inicia-juicios-sumarios/)

De acuerdo a numerosas organizaciones independientes dentro de la Isla, los arrestos relacionados a las protestas masivas del 11 y el 12 de julio continuaron durante muchos días, ya que la policía política comenzó a identificar a cada uno de los participantes a través de videos publicados en las redes sociales o enviados desde la Isla para que fueran publicados en el exterior. Cientos de ciudadanos fueron encarcelados en todo el país los días siguientes a las protestas, y dentro de ellos numerosos activistas de derechos humanos entre ellos Demis Valdés Sarduy, Javier Delgado Torna, Yeknier Gutiérrez Orozco, Carlos Michael Morales Rodríguez, Humberto Paz Gutiérrez[1], Alexander Mario Fábregas Milanés, Norberto Dairon González León, Ciro Alexis Casanovas Pérez todos de las provincias centrales.[2]

A fines del mes de julio de 2021, el Movimiento Cubano Reflexión denunció desde la Isla que varios prisioneros políticos recluidos en la Prisión Nieves Morejón de Sancti Spiritus, fueron llevados a interrogatorios, sufieron requisas y celdas de castigo con el objetivo de que dijeran quiénes eran los organizadores de las protestas. Entre las víctimas de esto se encuentra el preso político Aurelio Cabrera González y el reo Orlando Paz Garriga. “Es de destacar, que quieren encarcelar a largas condenas a algunos opositores que permanecen detenidos por considerarlos los organizadores, financistas y líderes de las manifestaciones del 11 J. Habría que razonar qué vínculos puede guardar todo esto. Lo cierto es, que ninguna organización o coalición opositora tiene remotamente la capacidad de organizar exitosamente manifestaciones como la que se produjeron recientemente.”

Los arrestos y medidas represivas, orquestados por el Ministerio del Interior en toda Cuba, son no solamente la respuesta a las protestas masivas de julio, sino a las protestas en barriadas y municipios por parte de ciudadanos descontentos por los cortes de electricidad, el acoso policial y las injusticias que comete la policía contra la población En numerosos pueblos se realizaron protestas cívicas y aparecieron carteles anónimos contra el gobierno o con la frase “Patria y Vida”. Numerosos ciudadanos resultaron multados con 3mil pesos cubanos por ser parte de las protestas, según fuentes internas. “Un grupo de personas protestó también por el 11J en Encrucijada, Camajuaní, Villa Clara, algunos de los cuales se nombran: Alejandro Javier Morales Pérez, Dairon Cuellar González, Yohan Carlos López y Yailé Consuegra. El primero enarboló una pancarta que decía: “Abajo el comunismo”. Los tres que encabezan la lista permanecieron detenidos unos 7 día en las celdas de la estación de la PNR de esa localidad, les confiscaron sus móviles e impusieron multas de 3000.00 CUP. La cuarta la retuvieron unas 10 horas en el mismo centro policíaco y le levantaron un acta de advertencia.”[1]

Durante el mes de agosto continuaron las medidas represivas y las protestas de ciudadanos por las largas horas sin fluido eléctrico, como ocurrió en la Ciudad de Placetas el 31 de ese mes, donde numerosos ciudadanos fueron arrestados por unirse a una protesta popular en contra de los apagones. Las medidas represivas incluyeron también a las personas que sean vistas con sus teléfonos conectados al Wifi o viendo videos de exterior, quienes son arrestados, conducidos a unidades policiales, y acusados de delitos contra la Seguridad del Estado. En el caso del ciudadano Diego Manuel Abreu Zabala, de la ciudad de Camajuaní, quien fue detenido y llevado al Hospital Psiquiátrico, pero los médicos exigieron que los policías permanecieran con el detenido y los gendarmes lo volvieron a llevar de vuelta a la unidad policial. (los hechos ocurrieron el 12 de septiembre de 2021).

El Centro para una Cuba Libre dio a conocer el 14 de septiembre la grave situación del activista y prisionero político Virgilio Mantilla Arango, quien estando recluido en aislamiento en la Prisión Cerámica Roja, fue nuevamente acusado y llevado a juicio por el supuesto delito de desacato. En ensañamiento contra Virgilio Mantilla ha ido en incremento, ya que cuando está al cumplir las injustas condenas a prisión lo vuelven a procesar. El 3 de marzo el Centro había denunciado la que Mantilla fue trasladado a la prisión de máxima severidad Kilo 8 y que le habían puesto en una celda con presos comunes infectados de COVID 19, en ese momento Virgilio cumplía una condena de 7 meses de prisión desde diciembre de 2020 por poner cartea les en apoyo a los artistas del Movimiento San Isidro. El 18 de marzo se confirmó que Mantilla había contraido COVID 19 y que se encontraba en circunstancias desconocidas.

El 23 de septiembre se informó que el régimen revocó la condena de 4 años y 8 meses de limitación de libertad al opositor José Daniel Ferrer, por una condena de prisión permanente. Ferrer fue detenido el 11 de julio durante las manifestaciones masivas.

Después de que se lanzara la convocatoria a una marcha pacífica el 15 de noviembre de 2021, las medidas represivas se intensificaron en todo el país. La activista Aurora Sancho denunció que el 13 de noviembre arrestaron a los hermanos Rubén y Yoel Fernández Carnesuña en la ciudad de Santiago de Cuba, asimismo otros activistas de la misma localidad fueron visitador por agentes de la Seguridad del Estados y amenazados con ir a prisión si participaban en la protesta del 15 de noviembre. El mismo tipo de medidas represivas fueron reportadas desde La Habana, Camagüey, Ciego de Avila y Matanzas de acuerdo al Consejo de Relatores. En la víspera del 15 de noviembre cientos de lineas telefónicas fueron cortadas y el acceso a internet limitado o nulo. Ejemplo de esto son las denuncias de los opositores Fernando Vázquez Guerra, Coordinador de la Unión Patriótica en Camaguey y el líder opositor José Díaz Silva, en Boyeros, La Habana.

Además de la represión masiva, el régimen negó las 8 solicitudes presentadas por los activistas para realizar la marcha pacífica, violando así lo que establece la propia Constitución vigente y utilizando como justificación nuevamente el Artículo 4 y también el Artículo 45; estableció un toque de queda, y por último movilizó a las turbas paramilitares para realizar actos de repudio frente a las viviendas de los organizadores y activistas, al mismo tiempo que convocó a una actividad con los partidarios del régimen que fueron los únicos en las calles de la capital cubana, visiblemente vacías.

El 15 de noviembre de 2021, el Centro para una Cuba Libre  emitió un comunicado donde afirmaba que “Las principales ciudades de Cuba amanecieron militarizadas con fuerte presencia de las brigadas especiales, el MININT y la PNR para impedir una marcha noviolenta convocada por artistas y activistas del movimiento cívico. Varios días antes, las fuerzas represivas del régimen militar que impera en Cuba amenazaron y arrestaron a activistas y personas del pueblo que manifestaron su deseo de participar en la demostración.” El 12 de noviembre el Centro había hecho un llamado a la comunidad internacional pidiendo su ayuda para exigir la liberación inmediata de los detenidos en los días previos a noviembre y a partir del 11 de julio. También que se permitiera la entrada de organizaciones internacionales de derechos humanos, como la Cruz Roja Internacional especialmente su visita a las cárceles de Cuba, y que se levantara la restricción impuesta por el régimen para que organizaciones del exilio cubano pudieran enviar y distribuir ayuda humanitaria.

Juicios sin garantías procesales

Tan pronto como el 25 de julio de 2021, las propias autoridades del régimen reconocieron haber celebrado 19 juicios contra 59 manifestantes, en muchos casos juicios para los cuales los acusados no pudieron nombrar abogados defensores, y cuyos familiares no pudieron asistir a las salas de los juicios por no haber tenido la información. El régimen no quiere que se le llamen juicios sumarios pero carecen de garantías procesales, además en Cuba, no existe la práctica privada del derecho, los abogados defensores trabajan para el gobierno. (https://elpais.com/internacional/2021-07-26/los-juicios-por-las-protestas-del-11j-polarizan-cuba.html

El 22 de julio de 2021 condenaron a la menor de edad Gabriela Zequeira Hernández a 8 meses de prisión en el Tribunal del Municipio Diez de Octubre en La Habana. Luego de apelar le condenaron a trabajo correccional sin internamiento, la joven Katherine Martin, de 17 años, fue condenada el 21 de julio de 2021 a un año de prisión y fue trasladada a la Prisión El Guatao, pero le fue cambiada la medida para correccional sin internamiento según fuentes internas. Zequeira Hernandez denunció que fue víctima de abuso sexual en la prisión. . (https://www.cibercuba.com/noticias/2021-11-21-u199955-e199955-s27061-al-menos-14-ninos-cubanos-continuan-prision-motivos)

El martes 23 de noviembre le celebraron el juicio a cinco participantes en la protesta escenificada por una multitud de ciudadanos el 11J, en el Tribunal Provincial de Santa Clara. La petición fiscal es la siguiente:, 4  años y medio; Carlos Michael Rodríguez Morales, petición de 4 años y condenado a 2 años y 10 meses; José Rodríguez Herrada, petición de 4 años y medio fue condenado a 3 años y medio; Javier Delgado Torna, petición de 4 años y medio fue condenado a 3 años y medio; Magdiel Rodríguez García, petición de 8 años y fue condenado a 4 años y medio; e Isel Fumero Pérez, petición de 6 años y fue condenada a 2 años y seis meses. (https://www.radiotelevisionmarti.com/a/sentenciados-cinco-manifestantes-pac%C3%ADficos-del-11j-en-caibari%C3%A9n/310979.html)

El 14 de diciembre de 2021, se inició el juicio en la Ciudad de Camagüey, contra dos de los participantes en las protestas del 11 y 12 de julio. Ramón Enrique Montero Meriño y Jorge Alexis Agüero Gómez. Se espera más información sobre el caso.

El 15 de diciembre de 2021 se celebró en el Tribunal de Marianao, La Habana, el juicio contra el joven Luis Robles Elizastigui, quien permanecía detenido en la Prision Combinado del Este por haber salido con un cartel pidiendo la libertad de Denis Solis, en el Boulevard de San Rafael y fue arrestado el 4 de diciembre de 2020. Permaneció preso y sin juicio más de un año. Las acusaciones son Propaganda Enemiga y Desobediencia y la petición de 6 años de prisión.

El 20 de diciembre de 2021, en la fiscalía de La Habana fueron juzgados 17 encausados por las protestas del 12 de julio en La Güinera, bajo la acusación de Sedición, lo que implica traición al país, a pesar de que no son militares. Las condenas fueron: Wilmer Moreno Suárez, 25 años; Roberto Pérez Ortega, 24 años; Odet Hernández Cruzata, 23 años; Reynier Reinosa Cabrera, 20 años; Fredy Beirut Matos (64), 20 años; Katia Beirut Rodríguez, 23 años; Luis Frómeta Compte, 24 años; Denis Ojeda Álvarez, 22 años; Walnier Luis Aguilar Rivera, 22 años; Yoandry Reinier Sayu Silva, 19 años; Robert Orlando Cairo Diaz, 22 años; Rolando Vázquez Fleita, 20 años; Ángel Serrano Hernández, 22 años; Yerandis Rillo Pao, 22 años; Oscar Luis Ortiz, 22 años; Carlos Paul Michelena Valdés, 20 años; Felipe Almirall (61), 19 años.

El Centro para una Cuba Libre  emitió un comunicado el 28 de diciembre después que fueron dictadas estas sentencias donde presentó las declaraciones de Zoila Rodríguez Marzo, madre de Katia Beirut Rodríguez y de otro joven, enjuiciado en la Ciudad de Guantánamo, Exeynt Beirut Rodríguez[1], quien fue detenido durante las protestas en esa ciudad el 11 de julio. Además de denunciar la condena contra su ex esposo y padre de sus hijos Fredy Beirut Matos. Aquí hay un enlace a las declaraciones de Zoila: (https://www.youtube.com/watch?v=CE91ArgqeiA)

Los días 20 y 21 de diciembre fueron juzgados y condenados los acusados por participar en las protestas del 11 de julio en la Ciudad de Colón, Matanzas, las siguientes personas, algunos de ellos reconocidos activistas de derechos humanos: Francisco Rangel Manzano, 7 años; Leilandys Puentes Vargas, 8 años; César Adriam Delgado Correa, 7 años; Raúl Santana López, 10 años; y  Tania Echavarría Menéndez, 7 años.

El 23 de diciembre de 2021, se celebró el jucio en el Tribunal Municipal de la Ciudad de Guantánamo contra Exeyint Beirut Rodríguez, Yordis García Fournier, Yobel Sevilla Martínez, Eriberto Teyes Reynosa, Roger Humberto Sánchez George, Enrique Mustelier Sosa, Ana Luisa Ávila Morales, Jesús David Rodríguez Prevost, Enrique Mustelier Sosa y Leidis Eva García Fuentes quienes desde el 11 de julio permanecen en prisión provisional y a Geiser González Michel, en prisión domiciliaria. De este caso estamos esperando la información sobre las condenas ratificadas.

A modo de conclusión

De acuerdo a numerosos informes y listas, todas parciales y con información no completa, los arrestos masivos del mes de julio y agosto de 2021, y luego a principios del mes de noviembre de 2021, se calculan en cerca de 1,300, de los cuales cerca de 800 permanecen encarcelados o en espera de juicio. Este es un número muy inferior al real si se toma en cuenta los cientos de personas que salieron a las calles en más de 12 ciudades del país. Un número aproximado de arrestos indica la cifra cerca de 5,000 arrestos. Hasta el momento de concluir este informe se desconocen las condiciones de muchos detenidos por la represión contra sus familiares, que les impide hablar y brindar información. Por otro lado, aún faltan juicios por celebrarse, y condenas por confirmarse.

Lo que sí se puede afirmar es que durante y luego de las demostraciones masivas la represión en Cuba ha alcanzado niveles que sólo podrían compararse a los arrestos masivos durante la Crisis de los Misiles en 1962, en los inicios del sistema totalitario que aún impera en Cuba, y los cerca de 15 mil prisioneros políticos que engrosaban las listas a fines de los años sesenta.

Incluimos en este informe el enlace del testimonio de Rolando Rodríguez Lobaina director de la Agencia de Prensa Audiovisual Palenque Visión con su análisis sobre la realidad cubana emitido el 5 de enero de 2021.

La comunidad internacional que en su momento levantó su voz en favor del pueblo cubano en los momentos de la imposición comunista en la Isla, tiene la obligación de hacerlo ahora.

[1] Articulo 4 de la Constitucion Comunista de Cuba https://www.granma.cu/file/pdf/gaceta/Nueva%20Constituci%C3%B3n%20240%20KB-1.pdf

[2] De acuerdo al Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, el activista fue detenido el 22 de julio y su paradero permaneció desconocido hasta el 28 de julio donde fue llevado a la Unidad de Instruccion de Ciego de Avila. A fines de este mes ya se encontraba con un proceso judicial en su contra por los supuestos delitos de Desorden Público; Desacato; Resistencia; Desobediencia y Propagación de epidemias, con sanciones que van desde multas hasta 10 años de cárcel, en dependencia de quien se trate, o del interés que la policía tenga en sacar de circulación o no al procesado. Todo esto como represalia por su activismo en favor del respeto a los derechos humanos.

[3] Informe del 20 al 27 de julio 2021 del Movimiento Cubano Reflexión. https://www.mcrcuba.org/publicaciones/informes/pdf/20-27_7_21.pdf

[4] Informe del 3 al 10 de agosto 2021 del MCR. https://www.mcrcuba.org/publicaciones/informes/pdf/3-10_8_21.pdf

 [5] Se incluye adjunta la petición fiscal de la Causa #330 del Tribunal Municipal de Guantánamo.