Petición de corredor humanitario de emergencia para cubanos | Abierto para la firma
Center for Free Cuba Petition for emergency humanitarian corridor for Cubans

La dictadura en Cuba ha erigido una bloqueo interno que impide a los cubanos producir alimentos y venderse bienes y servicios entre sí. También ha impedido que la diáspora cubana participe en esfuerzos humanitarios para brindar asistencia directa a los cubanos necesitados. Porcentajes significativos de los dineros enviados a Cuba son absorbidos por entidades militares y no benefician a los cubanos de a pie.

El 15 de julio de 2021, el presidente Joe Biden dio la siguiente descripción de Cuba que algunos disputaron en su momento.

“Cuba es lamentablemente un Estado fallido y que está reprimiendo a sus ciudadanos. Hay una serie de cosas que consideraríamos hacer para ayudar al pueblo de Cuba, pero requeriría una circunstancia diferente o una garantía de que el gobierno no se aprovecharía de ellas. Por ejemplo, la posibilidad de enviar remesas a Cuba. No haríamos eso ahora porque el hecho es que es muy probable que el régimen confisque esas remesas o grandes cantidades de ellas”.

Las remesas seguían ingresando a Cuba en julio de 2021a través de otras plataformas digitales, tiendas en el sur de la Florida y “mulas”, pero no a través de Western Union, que se había asociado con Financiera Cimex (Fincimex). Fincimex es propiedad del Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA), liderado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias. El tipo de cambio que se aplicaba Western Union y Fincimex era de 24 pesos cubanos por un dólar estadounidense. La tasa del mercado negro era de 80 pesos por dólar. Western Union finalizó su servicio el 24 de noviembre de 2020 debido a las regulaciones contra las empresas estadounidenses que se asocian con el ejército cubano.

Esta propuesta de Corredor Humanitario de Emergencia es necesaria porque, por ejemplo, a lo largo de los años han aparecido informes alegando que el régimen cubano había recibido ayuda humanitaria y la había vendido en dólares estadounidenses a través de tiendas administradas por el gobierno.

Otro ejemplo: con la esperanza de mitigar el impacto de la crisis que sufren los cubanos en 2020 y 2021, agravada por la COVID-19, cientos de personas contribuyeron a la campaña de donaciones Solidaridad Entre Hermanos / Solidarity Among Brothers, en Miami, Florida, donde se recolectaron miles de libras de ayuda humanitaria en mayo de 2020. Este esfuerzo se llevó a cabo con la intención de brindar asistencia a las familias más vulnerables de la isla para mantener una higiene adecuada, así como alimentarse sustancialmente, durante la crisis actual. Al menos 15.000 familias cubanas lograron inscribirse para recibir esta asistencia en el sitio web del organizador, a pesar de tener que sortear los ataques cibernéticos de las autoridades cubanas.

La ayuda fue retenida arbitrariamente por las autoridades del régimen cubano en la Isla, a pesar de la grave crisis que ha enfrentado Cuba.

Esta iniciativa no era de carácter político, sino que era un esfuerzo humanitario de pueblo a pueblo, que no se cumplió con cualquier obstáculo del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

“El gobierno [cubano] preferiría controlar todos los esfuerzos de socorro, pero no tiene la capacidad para hacerlo”. Nodarse Venancio de WOLA dijo:.

Hacemos un llamado a la dictadura cubana para que:

  • Eliminar las restricciones a la distribución de ayuda humanitaria de los organismos internacionales y de los cubanos en la diáspora a los cubanos necesitados en la isla;

  • Permitir las visitas del Comité Internacional de la Cruz Roja a las cárceles de Cuba.

Además, instamos a las democracias del mundo a que pidan al Consejo de Seguridad de la ONU que responda a la situación enviando una delegación a Cuba y estableciendo un corredor humanitario para la asistencia directa de emergencia a los cubanos necesitados, sin la participación del régimen.

Signatarios:

Guillermo Marmol, businessman and Chairman, Center for a Free Cuba

Regis Iglesias Ramirez, spokesman, Movimiento Cristiano Liberación.

Hillel C. Neuer, United Nations Watch, Geneva, Switzerland

Rosa María Payá, founder and director, CubaDecide and Fundación para la Democracia Panamericana

Ambassador Otto J. Reich, former Assistant Secretary of State for Western Hemispheric Affairs, former U.S. Ambassador to Venezuela; President, Center for a Free Cuba

Carlos Eire, Professor of History and Religious Studies, Yale University

Sirley Ávila León, human rights activist and victim of regime orchestrated machete attack in 2015.

Carlos Alberto Montaner, journalist and author

Dmytro Potekhin, Ukrainian civic activist and blogger

Victor J. Pujals, Professional Engineer

Reverend Mario Felix Lleonart Barroso, presbyter, founder and coordinator, Patmos Institute

Karl Altau, Executive Director, Joint Baltic American National Committee (JBANC)

Sergio Diaz-Briquets, International Independent Consultant

Paul Echániz, engineer and businessman, retired

Maria C. Werlau, Executive Director, Free Society Project / Cuba Archive

Ileana Fuentes, author, translator, feminist, human rights and democracy advocate

Jorge Sanguinetty, economist, founder and Chairman of DevTech Systems, Inc.

Frank Calzon, former executive director Center for a Free Cuba, former Washington representative Freedom House

Raúl Masvidal, business, entrepreneur, civic leader

Erik Suarez, Venezuelan Freedom Activist

Janisset Rivero, writer and human rights activist

John Suarez, executive director, Center for a Free Cuba

En castellano:

Petición de corredor humanitario de emergencia para los cubanos

La dictadura en Cuba ha levantado un bloqueo interno que impide a los cubanos producir alimentos y venderse bienes y servicios entre sí. También ha impedido que la diáspora cubana participe en esfuerzos humanitarios para brindar asistencia directamente a los cubanos necesitados. Porcentajes significativos de los dineros enviados a Cuba son absorbidos por entidades militares, y no benefician a los cubanos de a pie.

El 15 de julio de 2021 el Presidente de EE.UU. Joe Biden dio la siguiente descripción de Cuba que algunos cuestionaron en su momento.

“Cuba lamentablemente es un estado fallido y que reprime a sus ciudadanos. Hay una serie de cosas que consideraríamos hacer para ayudar al pueblo de Cuba, pero requeriría una circunstancia diferente o una garantía de que el gobierno no se aprovecharía de ellas. Por ejemplo, la capacidad de enviar remesas a Cuba. No haríamos eso ahora porque el hecho es que es muy probable que el régimen confisque esas remesas o una gran parte de ellas.”

Todavía entraban remesas a Cuba en julio de 2021 a través de otras plataformas digitales, tiendas del sur de la Florida y “mulas”, pero no a través de Western Union, que se había asociado con Financiera Cimex (Fincimex). Fincimex es propiedad del Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA), que está dirigido por las Fuerzas Armadas Revolucionarias. El tipo de cambio que aplicaban Western Union y Fincimex era de 24 pesos cubanos por un dólar estadounidense. La tasa del mercado negro era de 80 pesos por dólar. Western Union terminó su servicio el 24 de noviembre de 2020 debido a las regulaciones contra las empresas estadounidenses que se asocian con el ejército cubano.

Esta propuesta de Corredor Humanitario de Emergencia es necesaria porque, por ejemplo, a lo largo de los años han aparecido informes que alegan que el régimen cubano había recibido ayuda humanitaria y la había vendido en dólares estadounidenses a través de tiendas administradas por el gobierno.

Otro ejemplo: con la esperanza de mitigar el impacto de la crisis que sufren los cubanos en 2020 y 2021, agravada por el COVID-19, cientos contribuyeron a la campaña de donaciones Solidaridad Entre Hermanos / Solidarity Among Brothers, en Miami, Florida, donde miles de libras de ayuda humanitaria se recolectaron en mayo de 2020.

Este esfuerzo se realizó con la intención de brindar asistencia a las familias más vulnerables de la isla para mantener una higiene adecuada, así como alimentarse sustancialmente, durante la crisis actual. Al menos 15 000 familias cubanas lograron inscribirse para recibir esta ayuda en el sitio web del organizador, a pesar de tener que sortear los ciberataques de las autoridades cubanas.

La ayuda fue retenida arbitrariamente por las autoridades del régimen cubano en la Isla, a pesar de la grave crisis que ha enfrentado Cuba. Esta iniciativa no fue de naturaleza política, sino fue un esfuerzo humanitario de pueblo a pueblo, que no encontró ningún obstáculo por parte del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

“El gobierno [cubano] preferiría controlar todos los esfuerzos de socorro, pero no tiene la capacidad para hacerlo”, dijo Nodarse Venancio de WOLA.

Llamamos a la dictadura cubana a:

  • Eliminar las restricciones a la distribución de ayuda humanitaria de organismos internacionales y de cubanos en la diáspora a cubanos necesitados en la isla;

  • Permitir visitas del Comité Internacional de la Cruz Roja a las cárceles de Cuba.

Además, instamos a las democracias del mundo a pedir al Consejo de Seguridad de la ONU que responda a la situación enviando una delegación a Cuba y estableciendo un corredor humanitario para la asistencia directa de emergencia a los cubanos necesitados, sin la participación del régimen.

Firmas:

Guillermo Marmol, Empresario y presidente de la junta directiva del Centro para una Cuba Libre

Regis Iglesias Ramirez, Portavoz, Movimiento Cristiano Liberación.

Hillel C. Neuer, United Nations Watch, Geneva, Switzerland

Rosa María Payá, Fundadora y directora, CubaDecide y Fundación para la Democracia Panamericana

Ambassador Otto J. Reich, Ex subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, ex embajador de Estados Unidos en Venezuela; Presidente, Centro para una Cuba Libre

Carlos Eire, Profesor de Historia y Estudios Religiosos, Universidad de Yale

Sirley Ávila León, Activista de derechos humanos y víctima del ataque con machete orquestado por el régimen en 2015.

Carlos Alberto Montaner, Periodista y autor

Dmytro Potekhin, Activista cívico y bloguero ucraniano

Victor J Pujals, Ingeniero profesional

Reverend Mario Felix Lleonart Barroso, Presbítero, fundador y coordinador, Instituto Patmos

Karl Altau, Director Ejecutivo, Comité Nacional Conjunto Báltico Estadounidense (JBANC)

Sergio Diaz-Briquets, Consultor Independiente Internacional

Maria C. Werlau, Director Ejecutivo, Proyecto Sociedad Libre / Archivo Cuba

Ileana Fuentes, Autora, traductora, feminista, defensora de los derechos humanos y la democracia

Jorge Sanguinetty, Economista, fundador y presidente de DevTech Systems, Inc.

Frank Calzon, Ex-director ejecutivo Centro para una Cuba Libre, ex-representante de Washington Freedom House

Raúl Masvidal, Empresario de negocios, líder cívico

Oscar Antonio Casanella Saint-Blancard, scientist

Erik Suarez, Activista por la libertad venezolana

Janisset Rivero, Escritor y activista de derechos humanos

John Suarez, Director ejecutivo, Centro para una Cuba Libre