España ignora la grave violación de derechos humanos en Cuba

El Nuevo Herald, 13 de noviembre de 2019

España ignora la grave violación de derechos humanos en Cuba

por John Suarez

El rey Felipe VI y la reina Letizia realizan un visita de La Habana guiada por el historiador cubano Eusebio Leal. Ramon Espinosa AP

El rey Felipe VI y la reina Letizia realizan un visita de La Habana guiada por el historiador cubano Eusebio Leal. Ramon Espinosa AP

Su Majestad el Rey Felipe VI y Su Majestad la Reina Letizia de España llegaron a Cuba para una visita oficial el 11 de noviembre de 2019, días antes del 500 aniversario de la fundación de La Habana. Los últimos 60 años, bajo el dominio comunista, han sido duros para la histórica ciudad, con muchas zonas que se han derrumbado. Antes de la visita se anunció que la pareja real no se reuniría con los opositores.

Amnistía Internacional envió una carta al Rey de España, publicada el 8 de noviembre, solicitando a Su Majestad que hiciera cuatro peticiones durante su visita a Cuba: 1) Liberar a los seis presos de conciencia cubanos: José Pilot Guide, Silverio Portal Contreras, Mitzael Díaz Paseiro, Eliecer Bandera Barrera, Edilberto Ronal Azuaga y Roberto de Jesús Quiñones Haces, y pedir que se les condonaran sus sentencias. 2) Informar a José Daniel Ferrer García de la acusación en su contra o liberarlo de inmediato. Además, asegurarse que tenga acceso a visitas familiares, un abogado defensor y atención médica. 3) Poner fin al hostigamiento contra los artistas cubanos Luis Manuel Otero y Amaury Pacheco, y derogar el Decreto 349 que prohíbe toda actividad artística sin la aprobación previa del régimen.

España es una Monarquía Constitucional y el Rey debe hacer lo que ordena el Primer Ministro, la máxima autoridad política. Lamentablemente para los cubanos libres, el actual primer ministro español es Pedro Sánchez, del Partido Socialista Español (PSOE). El primer ministro Sánchez visitó Cuba en noviembre de 2018 y no habló públicamente a favor del preso de conciencia cubano Eduardo Cardet, ni mencionó el asesinato del ciudadano cubano-español Oswaldo Payá Sardiñas ocurrido el 22 de julio de 2012. Sin embargo, prometió invertir dinero en Cuba y ayudar a la dictadura cubana a fortalecer el estado militar y policial que oprime a cubanos y venezolanos. Esta fue la primera visita de un primer ministro español a Cuba en 20 años. A diferencia de su predecesor, no se reunió con opositores; y ahora ha dado instrucciones al Rey español para que haga lo mismo.

Sólo se sabría lo que piensa el Rey cuando haya abdicado. Es un momento triste para aquellos que tenemos afecto por el pueblo español.

La falta de coherencia del primer ministro español en referencia a los derechos humanos y al tema de la memoria y la reconciliación nacional en España es abrumadora. El 24 de octubre de 2019, Sánchez presidió la exhumación del dictador español Francisco Franco en el Valle de los Caídos, y dijo que esto “pone fin a una afrenta moral: la exaltación de un dictador en un lugar público”.

Sin embargo, esa indignación no ha sido igual para Sánchez frente al régimen de Fidel Castro que declaró tres días de duelo nacional cuando Francisco Franco murió en 1975, y que tuvo una “relación especial” con su homólogo déspota. La ceguera moral se encuentra en todo el espectro político, pero el primer ministro Sánchez alcanzó un nuevo récord en su relación con la dictadura de Castro.

Esta “relación especial” entre Castro y Franco, durante la que se vio al Che Guevara asistir a una corrida de toros junto a miembros de la policía secreta del dictador español no fue tan correspondida en el lado cubano. Manuel Sánchez y Manuela Simón en su libro de 2017, Historia de un desafío: Cinco décadas de lucha sin cuartel de la Guardia Civil contra ETA revelan que “en la primavera de 1964 los militantes de ETA recibieron capacitación en Cuba con lecciones sobre secuestros, subversión y sabotaje: Así comenzó el entrenamiento ideológico y terrorista que luego sería una constante en el devenir del grupo terrorista”. La dictadura comunista cubana tiene un largo historial de patrocinio y participación en el terrorismo mundial, y España no estaba exenta.

Finalmente, regresando a La Habana. La antigua gran ciudad merece ser honrada en su 500 aniversario y sus orígenes merecen ser recordados. La Habana fue fundada en su ubicación actual por Diego Velázquez de Cuéllar el 16 de noviembre de 1519. La ciudad prosperaría durante siglos, pero la llegada del régimen de Castro en 1959 marcó el comienzo de seis décadas de decadencia y destrucción que aún continúan. La Habana se está derrumbando. Esta dictadura ha logrado convertirla en ruinas, hecho que inspiró al cineasta alemán Florian Borchmeyer en 2006 a hacer un documental titulado “La Habana – Nuevo arte de hacer ruinas”.

John Suárez es el director ejecutivo de Center for a Free Cuba, en Falls Church, Virginia. https://www.cubacenter.org/.