Detención de activistas prodemocráticos
Center for Free Cuba Arrest of Pro-Democracy Activists

Arriba, un breve vídeo enviado desde Cuba por Ángel Moya Acosta, ex preso político de conciencia cubano y esposo de Berta Soler, líder de las Damas de Blanco. Muestra la violenta detención por parte de fuerzas gubernamentales (muchas de ellas de paisano) de defensores de los derechos humanos, en particular de miembros de este pacífico grupo femenino vestidos de blanco, frente a su sede situada en: Calle E, #51 e/ Cumbre y Porvenir, Reparto Lawton, Municipio 10 de Octubre, La Habana, Cuba el domingo 2 de octubre de 2016.

Toma nota:

1. De las fotografías que aparecen al principio del vídeo en las que se ve a agentes de la policía política cubana apostados durante toda la semana en esquinas estratégicas de La Habana, con el propósito de detener e impedir que los activistas pacíficos salieran de sus casas y/o llegaran a la sede de las Damas de Blanco.

2. Al salir de su sede para asistir a misa en la Iglesia de Santa Rita de Casia, las mujeres muestran un cartel en el que se lee: TODOS POR UNA CUBA LIBRE.

3. Agentes arrebatan la bandera cubana a Berta Soler, la líder de las Damas de Blanco, que finalmente es llevada por las piernas y los brazos. Las activistas son trasladadas en coches patrulla a centros de detención donde son sometidas a tratos y condiciones crueles e inhumanas.

4. Niños y adolescentes son utilizados como parte de las Brigadas de Respuesta Rápida (BRR) para gritar insultos a los activistas así como para recoger y quemar los panfletos pro-democracia, así como copias de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que los activistas dispersan en la calle.

La Coalición de Mujeres Cubano-Americanas hace responsable al gobierno cubano del bienestar físico y mental de todos los miembros del movimiento pacífico de derechos humanos que luchan en nombre de la libertad y la justicia para el pueblo cubano. Las vidas de estos defensores de derechos humanos y sus familias en Cuba están en peligro. Pedimos urgentemente a la comunidad internacional: dignatarios, periodistas, ONGs y todos los hombres y mujeres de buena voluntad del mundo, solidaridad permanente para estos valientes hombres y mujeres en la isla de Cuba.