Nadie escuchó (1987) – Una historia visual de las tres primeras décadas de la revolución cubana

Nadie escuchó (1987):

Nadie escuchó es obra de dos cineastas con fuertes vínculos con Cuba. Jorge Ulla, que nació en Cuba y también hizo Guaguasi en 1983 y Navidades en familia en 1993. Nestor Almendros nació en Barcelona, ​​España, el 30 de octubre de 1930 en lo que se convertiría en una familia antifranquista. 18 años después se mudaron a Cuba. Almendros estudió cine en Roma y Nueva York antes de 1959. Cuando Fidel Castro asumió el poder prometiendo la restauración de la democracia, Néstor Almendros regresa a Cuba. Sin embargo, después de que el nuevo régimen censurara dos de sus cortometrajes: Gente en la Playa y La Tumba Francesa, se exilió en París. Mientras estuvo en Francia comenzó a colaborar con los cineastas Erich Rohmer y Francois Truffaut.

Utilizando una colección de entrevistas, Ulla y Almendros muestran las realidades contrastantes de la Revolución cubana de 1959. Después de que Cuba le niega a Ulla el acceso directo al sistema judicial de la isla, Ulla construye la película en torno a la experiencia de los presos políticos en la isla. Ofreciendo así al director la oportunidad de analizar el proceso judicial (o más bien la falta de él) y los sistemas penitenciarios de la isla sin visitar Cuba directamente. Entre esas entrevistas se encuentran Jorge Valls, Huber Matos y Armando Valladares. Ulla también incluye entrevistas a Fidel Castro. Las entrevistas de Castro sirven para trazar un claro contraste entre la Revolución y las realidades que viven los presos políticos en la isla.

Además de las ideas ofrecidas por ex prisioneros políticos, el documental analiza el éxodo del Mariel en 1980, el poder de la resistencia no violenta en la isla con la fundación del Comité de Derechos Humanos en Cuba y los esfuerzos realizados por la comunidad internacional para responsabilizar al gobierno de Cuba. Este documental sirve como un análisis vital de la realidad de la isla luego de la Revolución de 1959 y una evidente falta de rendición de cuentas por parte del Estado cubano.

Es una historia visual de las tres primeras décadas de la revolución cubana.