“ESTE DÍA EN LA HISTORIA CUBANA – Natalicio de Fulgencio Batista”

Una publicación del Instituto de Estudios Cubanos

Nacimiento de Fulgencio Batista

Rubén Fulgencio Batista y Zaldívar (1901-1973), Presidente de Cuba, 1940-1944 y Hombre Fuerte, 1952-1958. Nacido en Banes, provincia de Oriente, el 16 de enero, hijo de un cortador de caña de azúcar, pasó sus primeros años en la pobreza y asistió a una escuela misionera cuáquera. Después de dejar la escuela, trabajó como aprendiz de sastre, trabajador del campo de caña, empleado en una tienda de comestibles, barbero y ferroviario antes de unirse al ejército a la edad de 20 años. El ejército le dio la oportunidad de un rápido ascenso. Como joven ambicioso y enérgico, Batista estudió de noche y se graduó en la Escuela Nacional de Periodismo. En 1928 fue nombrado sargento y asignado como taquígrafo en el Campamento Columbia en La Habana. Estando al frente de la revuelta del Sargento de septiembre de 1933, ganó protagonismo y poder. Antes de fin de año Batista se había convertido en coronel y jefe de estado mayor del ejército. Se convirtió en general en 1941.

El 14 de enero de 1934 se derrumbó la única alianza entre estudiantes y ejército, y Batista obligó a entregar al nuevo presidente a Ramón Grau San Martín, para terminar la revolución que se había iniciado con el derrocamiento de Gerardo Machado. Batista surgió como el árbitro de la política hacia Cuba, particularmente después de que la huelga general destruyó 1935; Participó en la redacción de la constitución progresista de 1940 y gobernó a través de presidentes títeres hasta 1940, cuando él mismo fue elegido. Deseando ganarse el apoyo popular, patrocinó un impresionante corpus de legislación sobre bienestar social: mejoraron la administración pública, la salud pública, la educación y las obras públicas. Estableció hospitales rurales, garantizó una legislación sobre salario mínimo, aumentó los salarios de los empleados públicos y privados e inició un programa de escuelas rurales bajo el control del ejército. El ejército recibió salarios más altos, pensiones, mejor alimentación y atención médica moderna, asegurando su lealtad. Batista también legalizó el Partido Comunista de Cuba. El 9 de diciembre de 1941, tras el ataque a Pearl Harbor, Cuba desembocó en la Segunda Guerra Mundial del lado aliado, y en 1943 estableció relaciones diplomáticas con la Unión Soviética.

En 1944 permitió elecciones libres y Grau San Martín fue elegido para un mandato de cuatro años. Luego de una extensa gira por Centro y Sudamérica, Batista se radicó en Daytona Beach, Florida, donde escribió el compendio de su vida y política, Sombras de América (Ciudad de México: 1946). En 1948, cuando aún vivía en Florida, fue elegido senador por la provincia de Santa Clara. Regresó a Cuba ese mismo año, organizó su propio partido y anunció su candidatura a las elecciones presidenciales de junio de 1952. Quizás consciente de que tenía pocas posibilidades de ganar, él y un grupo de oficiales del ejército derrocaron al presidente Carlos Prío el 10 de marzo. En 1952 suspendieron el Congreso y la Constitución, cancelaron las elecciones y disolvieron todos los partidos políticos.

Pronto se desarrolló la oposición, dirigida principalmente por estudiantes universitarios y manifestantes amotinados que culminaron a menudo en el fallido ataque al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953 liderado por Fidel Castro. Batista parecía decidido a permanecer en el poder. Las fraudulentas elecciones de noviembre de 1954, permitieron “reelegirla” para un período de cuatro años a partir del 24 de febrero de 1955. Aunque Cuba era próspera, descuidó los problemas sociales y económicos; la corrupción y el soborno alcanzaron proporciones sin precedentes. Se ignoraron las órdenes de celebrar nuevas elecciones, pero el compromiso político parecía cada vez más improbable, especialmente después del colapso del Diálogo Cívico y cuando los partidarios de la violencia aumentaron en número. Aumentó el activismo estudiantil. Fidel Castro regresó a México para iniciar una guerra de guerrillas en el campo. Otros grupos se organizaron clandestinamente en la ciudad. El ataque al Palacio Presidencial en 1957 por parte de estudiantes y partidarios del derrocado presidente Prío casi logra matar a Batista; su gobierno enfrentó la lucha contra el terrorismo, los presos políticos fueron torturados y asesinados.

En 1958 había desarrollado una revuelta nacional contra el dictador y sus métodos. Finalmente, las deserciones del ejército y la oposición estadounidense precipitaron el colapso del régimen. El 31 de diciembre de 1958, Batista entregó la presidencia a Carlos M. Stone y Stone y en las primeras horas del día de Año Nuevo de 1959, se exilió en República Dominicana y luego a Madeira, donde escribió varios libros, entre ellos su Apología de su papel divisivo en la política cubana, Cuba Traicionada, y el crecimiento y decadencia de la República de Cuba. Al negarle la entrada a Estados Unidos, se trasladó a Madrid, donde murió en 1973.

* Jaime Suchlicki es Director del Instituto de Estudios Cubanos CSI, una organización de investigación sin fines de lucro en Coral Gables, FL. Es autor de Cuba: De Colón a Castro, ahora en su quinta edición; México: Moctezuma al ascenso del PAN, 2da edición, y Breve Historia de Cuba.