“ESTE DÍA EN LA HISTORIA CUBANA – La Guerra Hispano-Cubano-Americana (1898)”

La Guerra Hispano-Cubano-Americana (1898) entraba en su etapa decisiva cuando en la madrugada del 22 de junio el ejército estadounidense comenzó a desembarcar en la playa de Daiquiri que había sido asegurada por fuerzas cubanas al mando del general Demetrio Castillo Duany y el coronel Carlos González. Clavel. (Una fuerza de más de mil combatientes veteranos cubanos).

Tres días antes (19 de junio), mientras el ejército invasor se dirigía hacia Oriente, el general Calixto García, segundo al mando del Ejército de Independencia de Cuba, llegó al pequeño caserío costero de El Aserradero donde fue invitado por el almirante William Sampson. para subir a bordo del crucero Nueva York. En esta reunión se discutieron opciones estratégicas que incluyeron al General del Ejército de los Estados Unidos William Shafter. Se adoptó el plan del general Calixto García. El general cubano propuso el desembarco de la fuerza invasora en las playas de Daiquirí y Siboney, a 12 millas al este de Santiago, y librar la batalla decisiva a las puertas de la antigua ciudad. Un contingente cubano fue embarcado en transportes estadounidenses y llevado a playa Sigua, desde donde, encabezados por el general Demetrio Castillo Duany, avanzaron y aseguraron playa Daiquiri. Al caer la noche (22 de junio), más de 6.000 soldados estadounidenses se encontraban en Cuba. Al día siguiente (23 de junio) las fuerzas combinadas de cubanos y estadounidenses tomaron la playa de Siboney. Alrededor del mediodía algunos de los barcos cargados de tropas estadounidenses comenzaron a desembarcar allí. A última hora de la tarde, el ejército estadounidense había desembarcado 17.000 hombres, 26 piezas de artillería y cuatro ametralladoras Gatling.

Al llegar a Siboney, el mayor general Joseph Wheeler, supo por el general Castillo que había una fuerza considerable de tropas españolas, atrincheradas con artillería, en las alturas de “Las Guásimas”. Wheeler, un ex general confederado de 62 años y coronel González Clavel y los “Rough Riders” liderados por el coronel “Teddy” Roosevelt, atacaron a las fuerzas españolas. Fue una lucha encarnizada pero temiendo un ataque por los flancos proveniente de la carretera costera. Los españoles se retiraron a las defensas exteriores de Santiago.

El ejército estadounidense avanzaba a través de una densa vegetación y montañas, que cubrían la mayor parte de la región y los pocos caminos se convertían en barro durante la temporada de lluvias. Para el soldado medio, el entorno natural era duro y mortal. Estados Unidos estaba aprendiendo la dura realidad de los combates en las colinas cálidas, húmedas e infestadas de mosquitos de esta isla tropical. Con la fiebre amarilla a punto de atacar a las tropas, los estadounidenses necesitaban actuar con rapidez para evitar una catástrofe.

*Pedro Roig es Director Ejecutivo del Instituto de Estudios Cubanos. Roig es un abogado e historiador que ha escrito varios libros, entre ellos La muerte de un sueño: una historia de Cuba. Es un veterano de la Brigada 2506.